jueves, junio 07, 2007

Escena

Empieza conmigo diciendo:
-No no, lo tienen que ver, fue increíble.
Iván y el Duque bajaron de la camioneta por mi pedido redoblado y paroxista.
Leandro está parado al lado mío como en las últimas dos puestas. Juan Cruz y Pablo son el eje abstraído de lo que queremos representar, por ello están todavía sentados en el cantero. Nos miramos como diciendo “ahora”. Pero yo no digo lo mío y Juan Cruz me completa:
-¿Un parche en el ojo? Pero vos para detalle te fuiste a una trompada en la sien.
Pablo, vestido de ninja, pregunta emocionado:
-¿La radio?
Juan Cruz automatizado:
-No, acá en el cráneo.
-Ya sé boludo, lo decía en joda.
-Pensé que eras medio pelotudo nomás.
Juan Cruz me mira esperando mi evaluación como director autoproclamado. Pablo juega distraido con un shuriken. Mi recorte pasa de Leandro al Duque y termina en Iván, los dos últimos intentan reirse, Leandro prescinde del esfuerzo. Yo, explícito:
-¿Entendés lo genial? El flipe espontáneo de Juan Cruz hizo de un chiste pelotudísimo como se nos puede escapar a cualquiera, un golazo chachachesco. O más que Cha Cha Cha, como los del flaco que dibuja chistes en la Barcelona. Mirá, te la hacemos de nuevo Leandro.
Juan Cruz desorientado:
-Yo me acuerdo qué habías dicho vos pero creo que no me acuerdo el principio.
Pablo aún más:
-Yo nada.
Juan Cruz:
-Ah, no.
Yo:
-Ayer tuve una fiesta del detalle y llevé un parche.
-¿Detalle? Pero vos te zarpaste como una trompada en la sien.
-¿La radio?
-No, acá.
-Ya sé, boludo.
-No, pensé que eras un pelotudo.
Leandro me mira exigiendome el humor prometido:
-¡No! Lo hicieron todo mal, esta es otra clara evidencia de que cualquier intento de repetir una escena cae irremediablemente en la parodia y que hasta el más cruel de los dramas con un mínimo de tiempo se transforma en ridículo.
Descostillándose de risa, he cumplido, me dice:
-Chabón... ¡sos un personaje literario!
Me contraigo, me agacho, me estiro para atrás y pierdo la noción de los otros tres, cuando recupero el aire necesario:
-No no no... No! No te das cuenta lo loco que es esto. Yo veo la escena sin que vos te des cuenta porque atendés el teléfono, y de un chiste hiperpelotudo, Juan lo da vuelta. Ya ahí hay una apertura. Juan me dice que hay que escribirlo y nosotros, cuando vos venís, lo representamos para que lo veas. El núcleo una vez más no se basta así mismo y necesita salir mal para que vos me reproches en silencio y yo aporte un agregado que vos metés adentro de la escena con ese comentario.
-Chabón, estás re dado vuelta, me encanta.
-Ya sé, boludo.
-Pensé que eras bastante pelotudo, por eso.
Pablo me mira y yo estoy muriendo de risa. Leandro atiende el teléfono.
-¡No, chabón, te lo perdiste! Justo estabas de espaldas y Juancho te dice “Pensé que eras un pelotudo, nomás”.
Y la repetimos, nos reimos los tres y Juan Cruz:
-La voy a escribir.
Y yo:
-No si la escribo primero.
-Yo vivo más cerca.
-No, pará, la podemos escribir los dos y nos autobombeamos.
Y Pablo:
-¿Puedo ser un ninja?
Y risas. Hasta que vuelve Lean y dice:
-Ustedes están hechos mierda.
-No, hecho mierda estaba ayer, boludo. Me tomé el 74 en Correo Central a las seis de la mañana y a las siete y cuarto me desperté en Longchamps.
-¿Saliste ayer?
-Sí, tuve una fiesta en Retiro, una fiesta del detalle. Lleve un parche en el ojo.
-Ah, pero vos como detalle te fuiste a una trompada en la sien.
-¿La radio?
-No, boludo, la sien.
-Ya sé, te estaba jodiendo.
-Bueno, yo pensé que eras medio pelotudo nomás.

05-06-07

3 comentarios:

las autoras dijo...

sobre esto de chorisman de la realidad... a mí me parece perfecto. hay gente que es puro material, nosotros lo sabemos.
y aparte con nombres reales y todo, eesssa vanesssa
ah y me hizo pensar si había tenido un dejavú

J la Rata dijo...

Permitamé ilustrar con el siguiente video: http://www.youtube.com/watch?v=ZCXQItfidaA

(Me hiciste reír buenamente, va para la selección nacional, grandes éxistos de Zql)

-J.

Ce. dijo...

te aplaudo sentada porque soy una cómoda, pero te aplaudo.