sábado, noviembre 10, 2007

Ron Gilbert

Ron Gilbert, creador del Monkey Island, eventualmente murió. Sus seguidores (geeks, todos ellos) lo penaron durante meses. Desafortunadamente para sus familiares Ron era de esos genios excéntricos que especifican en su testamento las condiciones de su entierro. Ron, un atento y apasionado lector de Edgar Alan Poe, por miedo ultraterreno a la catalepsia había solicitado que se respete su cuerpo yaciente por un mes desde el día de declarada su muerte clínica. Cualquiera que lo moviese quedaría desheredado, pero aún peor, también una maldición funesta caería sobre él. Así estuvo pudriéndose en su living la mente detrás de Guybrush Threepwood por treinta largos días con sus noches asimétricas. Luego fue arrojado al mar en una pequeña barquizuela.
La herencia resultó ser escasa para desagrado de primos lejanos y sobrinos nietos. Sin embargo sus fanáticos aún surcan los mares buscando aventuras y el secreto necromántico que se esconde en la Isla de los Monos.

27-10-07

2 comentarios:

cieguito dijo...

que lo parió, lechuc.

Sofi dijo...

buena forma de hablar muerto!
un buen -muy buen- lector de poe.
saludos