domingo, noviembre 07, 2010

Pero qué lindo

No sé si es el calor
pero qué lindo se camina
por cualquier lugar
cuando la temperatura es buena.
Conozco cinco formas de cruzar la calle
y sólo cuatro son mortales
sigo eligiendo la más segura
para ver otro día tus ojos.
Veo los hilos que atan a las cosas otra vez
escucho las palabras que me van a decir
antes de que toquen el aire,
siento a esa inteligencia vil
señalarme
y me río de reconocer sus gestos,
de que había extrañado
estar vivo así.
Es como si pudiera interpretar
toda mi vida de nuevo
y no errarle a ningún paso
con tal de pisar de nuevo tus zapatos.
Como si la brisa me inflara la cabeza
y la hipertrofia de mi conciencia
me devolviera cada percepción
con la fuerza del primer contacto.

Quizás no hay mejor solución
que mover tus límites
que muevas los míos.
Quizás la respuesta a todo esto
sea permanecer un poco más
en la duda
para irrigar una certeza.

O mejoramos juntos
o mejoramos separados
pero qué lindo mejorar
pero qué lindo juntos.